lunes, 18 de septiembre de 2017

El precursor del Mesías: análisis del sexto verso del Evangelio de Juan


En los primeros cinco versos de su Prólogo, Juan nos comunica que la “Palabra”, el “Verbo”, o sea Jesucristo, es Dios. Presenta el Verbo como Creador de todo lo que existe, el origen de la vida y la luz del mundo.
Del sexto al octavo verso, el Evangelista Juan hace una pausa. En estos tres versos no describe el Verbo eterno, sino a un simple hombre enviado por Dios: Juan el Bautista.
Primero que todo, veamos el sexto verso:

Hubo un hombre enviado de Dios, 
el cual se llamaba Juan.

Veamos el correspondiente en griego:

Egeneto anthrōpos apestalmenos para Theou onoma autō Iōannēs

Después de cinco versos dedicados a comunicarnos la esencia misma del Verbo eterno, Juan empieza a describir a un simple hombre, Juan el Bautista, casi para hacer énfasis en que, por el contrario, Jesucristo no era un simple hombre. El Evangelista Juan está empezando lentamente el recorrido que lo llevará, en el verso decimocuarto, a describir el evento fundacional del Cristianismo, o sea, la Encarnación del Verbo. Para hacerlo, empieza describiendo una simple persona como Juan el Bautista, indicando cuál fue su misión.

Juan el Bautista llega casi cuatrocientos años después de Malaquías. Es natural que, dado su gran personalidad, alguien hubiera podido pensar que él mismo era el Mesías.
Pero el Evangelista Juan nos indica con mucha precisión que Juan el Bautista no era divino, no tenía ninguna cualidad sobrenatural.
En efecto, Juan el Bautista en ninguna ocasión quiso pasar por quien no era. En cambio, era humilde, pero firme en su misión de precursor. ¿Por qué el Evangelista Juan tiende a disminuir la figura del Bautista en comparación con la persona de Jesucristo?
Una primera respuesta podría ser que, como el Evangelista quiere mostrar la plena Divinidad de Cristo, cualquier otra figura humana, en su presencia, debe necesariamente ocupar un rol menor.
Pero hay también otra razón. Durante el período en que el Evangelista estaba describiendo su Evangelio, hacia el fin del primer siglo en Éfeso, en Asia Menor (actual Turquía), había una secta judaica que se denominaba emero-bautistas (1), o bien “quienes se bautizaban diariamente”.
Entre ellos había quienes daban una gran importancia a Juan el Bautista.
Fue justamente por este hecho que el Evangelista Juan quiso recalcar en algunos de sus versos el hecho de que Juan el Bautista era un simple hombre que no se debía confundir con Jesucristo, el Verbo eterno.
Como hemos visto, el verso inicia con las palabras griegas “Egeneto anthrōpos”. El verbo “egeneto” indica una acción puntual y definida, y significa “vino”, “llegó”. Este verbo difiere profundamente del verbo “en” (imperfecto durativo de “eimi”, o sea “ser”). El verbo “en” fue usado para indicar la eternidad de Jesucristo, mientras que el verbo usado para describir la aparición de Juan el Bautista se encuentra en la forma llamada aoristo, refiriéndose a un hecho histórico preciso. Juan el Bautista empezó a existir desde su nacimiento, mientras que Jesucristo existe desde siempre, ya que era Dios antes de que apareciera en forma humana.
Obviamente, esta afirmación contrasta, por ejemplo, con la tercera parte del primer verso:

y el Verbo era Dios

En efecto, el Evangelista nos indica, en cambio, que Juan el Bautista era solo hombre.
Regresemos ahora a la primera frase del sexto verso:

Hubo un hombre enviado de Dios

Algunas personas piensan que los Apóstoles fueron solamente las personas que Jesucristo eligió durante su predicación. Pero en el sexto verso del Evangelio de Juan se utiliza la palabra “mandado o enviado”, “apestalmenos” en griego. Observen que esta palabra deriva del verbo “apostelloo”, que significa justamente “Apóstol”.
En realidad, la palabra “apostelloo” es la unión de apo (“de” o “afuera”) y la palabra “stello” que significa “enviar”.
Un Apóstol no se representa a sí mismo, sino que representa a quien lo ha enviado. Juan el Bautista fue enviado por Dios y no buscó nunca gloria personal. Al contrario, su misión era la de testimoniar la luz, como se verá en el verso sucesivo. La actitud de Juan el Bautista fue siempre la de testimonio de la misión salvadora de Jesucristo y nunca adoptó un comportamiento presuntuoso o pedante. Veamos algunos pasajes del Evangelio de Juan:

El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Este es aquel de quien yo dije: Después de mí viene un varón, el cual es antes de mí; porque era primero que yo. Y yo no le conocía; mas para que fuese manifestado a Israel, por esto vine yo bautizando con agua. También dio Juan testimonio, diciendo: Vi al Espíritu que descendía del cielo como paloma, y permaneció sobre él. Y yo no le conocía; pero el que me envió a bautizar con agua, aquél me dijo: Sobre quien veas descender el Espíritu y que permanece sobre él, ése es el que bautiza con el Espíritu Santo. Y yo le vi, y he dado testimonio de que éste es el Hijo de Dios. (Juan 1, 29-34)

*

Vosotros mismos me sois testigos de que dije: Yo no soy el Cristo, sino que soy enviado delante de él. El que tiene la esposa, es el esposo; mas el amigo del esposo, que está a su lado y le oye, se goza grandemente de la voz del esposo; así pues, este mi gozo está cumplido. Es necesario que él crezca, pero que yo mengüe. (Juan 3, 28-30)

La llegada de Juan el Bautista fue anunciada aproximadamente cuatro siglos antes por el profeta Malaquías. Veamos el pasaje del libro correspondiente (3, 1):

He aquí, yo envío a mi mensajero, y él preparará el camino delante de mí; y vendrá súbitamente a su templo el Señor a quien vosotros buscáis, el mensajero del convenio en quien vosotros os complacéis. He aquí, viene, ha dicho Jehová de los ejércitos.

Juan el Bautista fue enviado por Dios mismo. Incluso si no fue elegido por Jesucristo, Juan el Bautista era un Apóstol. Pero el Evangelista Juan reafirma que era “hombre” con el fin de diferenciar su obra, aunque importante, de la salvadora de Jesucristo.
Después de esto, el Evangelista nos da su nombre. Este nombre, Juan, no le fue dado al niño por sus padres, sino que le fue asignado directamente por Dios. Veamos el verso correspondiente, Evangelio de Lucas (1, 13):

Pero el ángel le dijo: Zacarías, no temas; porque tu oración ha sido oída, y tu mujer Elisabet te dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Juan.

Además, recordemos que el nombre Juan significa “regalo misericordioso de Dios”.

Yuri Leveratto
Copyright 2017

Traducción de Julia Escobar Villegas
julia.escobar.villegas@gmail.com 

viernes, 25 de agosto de 2017

La luz resplandece en las tinieblas: análisis del quinto verso del Evangelio de Juan



Hasta ahora hemos visto que Juan quiso describir la esencia del Logos, el Verbo, su comunión eterna con Dios Padre y algunas de sus características. Por ejemplo, en el tercer verso del Prólogo se indica que el Verbo creó “todo”, y de eso se deduce que es la Causa Primera.
En el cuarto verso se subraya que el Verbo es la vida misma y, además, se señala que la vida espiritual en Cristo puede pertenecer al hombre con la conversión.
Ahora analicemos el quinto verso del Evangelio de Juan:

La luz en las tinieblas resplandece, 
y las tinieblas no prevalecieron contra ella.

Veamos la pronunciación correspondiente en griego:

kai to phōs en tē skotia phainei kay hē skotia auto ou katelaben

La primera parte del verso se refiere a la luz eterna de Cristo. El verbo “phainei”, o sea, “resplandece”, está en presente indicativo durativo del verbo “phainoo”, que significa “resplandecer”.
Con esto, Juan nos quiere expresar que la luz de Cristo no comenzó a brillar a partir de la Encarnación, sino que ha brillado desde la eternidad del pasado.
En cierto sentido, sin embargo, la luz de Jesucristo ha brillado de una forma especial después de la caída del hombre, y de forma todavía más especial después de la Encarnación. Además, en esta primera parte del verso, notamos que Juan quiere resaltar que la luz de Jesucristo brilla independientemente del hecho de que algunos hombres no la acepten. Obviamente, muchas personas han repudiado la misión salvadora de Jesucristo, y esto se deduce de muchos pasajes bíblicos; por ejemplo, del Evangelio de Juan (3, 19):

Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas.

Sin embargo, aunque muchos han negado que Jesucristo es la luz verdadera, esta continúa brillando. Es un poco como una persona que se recluye en una caverna y no quiere salir al aire libre para contemplar el sol. Aún si esta persona se queda toda la vida dentro de la caverna, el sol no cesará de brillar.
No obstante, la luz sirve para vencer la oscuridad. Dios sabía que el hombre escogería las tinieblas y por esto decidió enviar a su Hijo, la luz verdadera, que resplandece en medio de la oscuridad.
Observemos que tanto frente a la palabra “luz” como frente a la palabra “tinieblas” está el artículo definido. Juan, en efecto, está describiendo la luz específica de Jesucristo y las tinieblas que vinieron a este mundo luego del pecado y de la muerte.
Analicemos ahora la palabra griega “skotia”. La traducción correcta es “tinieblas”, “oscuridad”, pero en sentido figurado esta palabra significa “las consecuencias del pecado” (1) (2).
Veamos el pasaje siguiente de la Primera Epístola de Juan (2, 10-11):

El que ama a su hermano, permanece en la luz, y en él no hay tropiezo. Pero el que aborrece a su hermano está en tinieblas, y anda en tinieblas, y no sabe a dónde va, porque las tinieblas le han cegado los ojos.

El hombre, en efecto, es pecador en cuanto, habiéndose alejado de Dios, siente odio hacia su prójimo. Por el contrario, si el hombre está en comunión con Dios, siente amor hacia su prójimo. La primera parte del quinto verso del Evangelio de Juan, “la luz en las tinieblas resplandece”, significa por tanto que la luz resplandece en la oscuridad que se formó luego de las consecuencias del pecado.
Obviamente, una de las consecuencias del pecado es el autoengaño. El hombre se engaña solo pensando que puede ver, o sea, que puede, a través del conocimiento, alcanzar la “plenitud de Dios”, o que incluso puede, mediante su “luz personal”, alimentar su felicidad. Pero esta condición de pedantería no le permite ver la luz verdadera; lo nubla, lo confunde.
Veamos ahora la segunda parte del verso:

y las tinieblas no prevalecieron contra ella.

Una vez más, encontramos la palabra “skotia”, o sea, tinieblas. Aquí puede entenderse como: corrupción, pedantería, autoengaño, presunción, alejamiento del hombre de Dios y, en suma, muerte espiritual, como consecuencia del pecado.
En todo caso, Dios no es responsable del pecado. Dios no creó la oscuridad o las tinieblas, y ni siquiera hizo al hombre pecador para después poderlo salvar. El pecado no proviene de él, sino de la libre elección del hombre. Adán y Eva creyeron que la consecuencia de su elección los llevaría al perfecto conocimiento y, en cambio, su decisión los llevó a la muerte. En efecto, según la Epístola a los romanos (6, 23):

Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.

¿A qué se refiere Juan cuando escribe: “y las tinieblas prevalecieron contra ella”? Juan, escribiendo “las tinieblas”, se refiere a las consecuencias pecaminosas de los hombres que repudiaron la luz. Ellos, los pecadores, son las “tinieblas”, pero no han podido vencer la “luz” porque esta resplandece y continuará resplandeciendo.
¿Qué significado tiene el verbo “katelaben”? El primero es capturar o, por extensión, vencer. El segundo es comprender, entender. El tercero es acoger.
Por tanto, la frase en cuestión significa que quienes repudiaron la Gracia que Jesucristo nos ha ofrecido, no han podido ni siquiera entenderla, no la podrán acoger y no la podrán tampoco vencer.
Desde siempre, el ladrón tiene necesidad de la oscuridad para perpetrar su hurto. Y el asesino tiene necesidad de la oscuridad para llevar a cabo su delito. La luz, por tanto, es enemiga de las tinieblas porque pone al descubierto las obras de las tinieblas. Quien repudia el Evangelio no solo no lo comprende, sino que lo odia e intenta todo lo posible para desmentirlo. Se han llevado a cabo innumerables tentativas para extinguir la luz de Jesucristo, pero todas han fallado miserablemente. La luz continúa resplandeciendo, a pesar de estos miserables ataques. Y mientras continúe resplandeciendo, habrá alguien que las combatirá.

Yuri Leveratto
Copyright 2016

Traducción de Julia Escobar Villegas
Foto: Papiro 66 (200 d.C.).

Notas:
1-Según el Biblico-Teological Lexicon of New Testament Greek, T&T Clark, 1954, pp.866-867
2-Mientras la palabra “skotos” significa pecado.

miércoles, 2 de agosto de 2017

La Epístola a los romanos: moralidad cristiana, amor al prójimo y respeto a las autoridades


Todavía hoy hay personas que piensan que Pablo de Tarso tenía un interés específico en la divulgación del Evangelio. Hay quienes sostienen que se trataba de un objetivo de poder. Sus cartas y su irreprensible conducta moral demuestran, en cambio, que Pablo de Tarso no tenía ninguna intención de obtener ventaja alguna de sus predicaciones. Su altísima moralidad y su absoluta concordancia con la predicación de los Apóstoles están confirmadas también por algunas citas de varios de los sucesores de ellos. Veamos específicamente dos fuentes históricas:

Tanto Clemente de Roma como Policarpo de Esmirna describen a Pablo de Tarso como un beato, o sea sincero.

Primera Epístola de Clemente V, (5-7):

“Por razón de celos y contiendas Pablo, con su ejemplo, señaló el premio de la resistencia paciente. Después de haber estado siete veces en grillos, de haber sido desterrado, apedreado, predicado en el Oriente y el Occidente, ganó el noble renombre que fue el premio de su fe, habiendo enseñado justicia a todo el mundo y alcanzado los extremos más distantes del Occidente; y cuando hubo dado su testimonio delante de los gobernantes, partió del mundo y fue al lugar santo, habiendo dado un ejemplo notorio de resistencia paciente”. 

Primera Epístola de Clemente XLVII, 1:

“Tomad la epístola del bienaventurado Pablo el apóstol”.

Policarpo, Epístola a los filipenses:

“Porque ni yo, ni otro como yo, podemos acercarnos a la sabiduría del bienaventurado y glorioso Pablo, que estando entre ustedes, hablándoles cara a cara a los hombres de entonces, enseñó con exactitud y con fuerza la palabra de verdad, y luego de su partida les escribió una carta; si la estudian atentamente podrán crecer en la fe que les ha sido dada”.

Si Pablo de Tarso hubiera tenido una conducta dudosa o ambigua, nadie hubiera escrito estas frases sobre él.
En los capítulos decimotercero y decimocuarto de la Epístola a los romanos, Pablo de Tarso indica cuál debe ser la conducta moral de los cristianos y cuál debe ser su relación con las autoridades.
Veamos este primer pasaje: (12, 9-21):

El amor sea sin fingimiento. Aborreced lo malo, seguid lo bueno. 
Amaos los unos a los otros con amor fraternal; en cuanto a honra, prefiriéndolos los unos a los otros. 
En lo que requiere diligencia, no perezosos; fervientes en espíritu, sirviendo al Señor; 
gozosos en la esperanza; sufridos en la tribulación; constantes en la oración; 
compartiendo para las necesidades de los santos; practicando la hospitalidad. 
Bendecid a los que os persiguen;bendecid, y no maldigáis. 
Gozaos con los que se gozan; llorad con los que lloran.
Unánimes entre vosotros; no altivos, sino asociándoos con los humildes. No seáis sabios en vuestra propia opinión.
No paguéis a nadie mal por mal; procurad lo bueno delante de todos los hombres. 
Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres. 
No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor.
Así que, si tu enemigo tuviere hambre, dale de comer; si tuviere sed, dale de beber; pues haciendo esto, ascuas de fuego amontonarás sobre su cabeza.
No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal. 

En estos pasajes célebres se observa que la enseñanza de Pablo de Tarso concuerda perfectamente con el Evangelio de Mateo. Veamos, en efecto, los pasajes correspondientes. Evangelio de Mateo (5, 38-48):

Oísteis que fue dicho: Ojo por ojo, y diente por diente.
ero yo os digo: No resistáis al que es malo; antes, a cualquiera que te hiera en la mejilla derecha, vuélvele también la otra; y al que quiera ponerte a pleito y quitarte la túnica, déjale también la capa; y a cualquiera que te obligue a llevar carga por una milla, vecon él dos.
Al que te pida, dale; y al que quiera tomar de ti prestado, no se lo rehúses.
Oísteis que fue dicho: Amarás a tu prójimo, y aborrecerás a tu enemigo.
Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen; para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos.
Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa tendréis? ¿No hacen también lo mismo los publicanos?
Y si saludáis a vuestros hermanos solamente, ¿qué hacéis de más? ¿No hacen también así los gentiles?
Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto.

Del análisis del capítulo decimotercero de la Epístola a los romanos se deduce además que Pablo de Tarso no estaba en desacuerdo con las autoridades, incluso exhortaba a los cristianos a someterse al Estado. Veamos los pasajes correspondientes: Epístola a los romanos (13, 1-7):

Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas. 
De modo que quien se opone a la autoridad, a lo establecido por Dios resiste; y los que resisten, acarrean condenación para sí mismos. 
Porque los magistrados no están para infundir temor al que hace el bien, sino al malo. ¿Quieres, pues, no temer la autoridad? Haz lo bueno, y tendrás alabanza de ella; 
porque es servidor de Dios para tu bien. Pero si haces lo malo, teme; porque no en vano lleva la espada, pues es servidor de Dios, vengador para castigar al que hace lo malo. 
Por lo cual es necesario estarle sujetos, no solamente por razón del castigo, sino también por causa de la conciencia. 
Pues por esto pagáis también los tributos, porque son servidores de Dios que atienden continuamente a esto mismo. 
Pagad a todos lo que debéis: al que tributo, tributo; al que impuesto, impuesto; al que respeto, respeto; al que honra, honra.

De estos versos se deduce, por tanto, que Pablo de Tarso no tenía ninguna iniciativa subversiva o revolucionaria. Veamos ahora un último pasaje del capítulo decimotercero de la Epístola a los romanos (8-10): 

No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a otros; porque el que ama al prójimo, ha cumplido la ley.
Porque: No adulterarás, no matarás, no hurtarás, no dirás falso testimonio, no codiciarás, y cualquier otro mandamiento, en esta sentencia se resume: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.
El amor no hace mal al prójimo; así que el cumplimiento de la ley es el amor. 

También en estos pasajes se nota la absoluta concordancia con el Evangelio de Mateo. Veamos, de hecho, el pasaje correspondiente (Evangelio de Mateo 22, 34-40):

Entonces los fariseos, oyendo que había hecho callar a los saduceos, se juntaron a una.
Y uno de ellos, intérprete de la ley, preguntó por tentarle, diciendo: Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento en la ley?
Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento.
Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.
De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas.

Yuri Leveratto

Traducción de Julia Escobar Villegas

martes, 25 de julio de 2017

El Espíritu Santo es Dios



Muchas personas hoy tienen una idea confusa de la Trinidad y, en particular, del Espíritu Santo. Sin embargo, es innegable desde un punto de vista histórico que los Apóstoles, los evangelistas y los primeros cristianos divulgaron que Dios es uno, pero que su sustancia está presente en tres “Personas”. Uno de los ejemplos más utilizados para describir la Trinidad es el del sol. El sol es una estrella. Sin embargo, también es una estrella trina. ¿En qué sentido?
Está el sol, una esfera ardiente. Está la luz, con sus rayos que llegan hasta nosotros. Y está el calor que nos calienta y permite el crecimiento de las plantas. Sin la luz y el calor del sol, la vida en la tierra sería imposible.
Lo mismo es la resplandeciente Trinidad.
El Padre es como el sol. Jesucristo es la Luz, el rayo de Luz que llegó hasta nosotros. Cuando Jesús nos dejó, dijo que enviaría al Consolador, el Espíritu Santo. De ahí que el Espíritu Santo sea el calor, en el sentido que nos indica el camino correcto, nos enseña, intercede por nosotros.
Obviamente, el paralelo no es perfecto, justo porque nosotros, seres humanos, no podremos nunca comprender el misterio de Dios en su plenitud. Pero esto es lo que históricamente los Apóstoles nos transmitieron: Dios es uno en tres personas, cada una con personalidad distinta.
Empecemos analizando algunos pasajes donde la Trinidad es afirmada indirectamente. Veamos, ante todo, dos pasajes del Evangelio de Mateo (3, 16-17):

Y Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua; y he aquí cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él.
Y hubo una voz de los cielos, que decía: Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia.

En estos versos, no está solo el Hijo, Jesucristo, sino que también están el Espíritu y el Padre, en cuyas palabras hay una evocación al siervo de YHWH (Isaías 42, 1).
Veamos ahora otros versos del Evangelio de Mateo, donde Jesús ordena el bautizo en el nombre de la Trinidad (28, 18-20):

Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.

A pesar de que estos versos evocan claramente a la Trinidad, muchas personas, aun creyendo en la Divinidad del Padre y del Hijo, niegan que el Espíritu Santo sea Dios, niegan su Divinidad plena, y consideran que es una fuerza, un poder.
Primero que todo, el Espíritu Santo, en la fe cristiana, es Dios, pero es también una persona distinta del Padre y del Hijo. Tiene una personalidad propia, pero tiene la misma sustancia del Padre y del Hijo.
De los escritos neotestamentarios se deduce que los primeros cristianos lo adoraban y lo consideraban Dios, a la par del Padre y del Hijo.
Veamos ahora un pasaje de los Hechos de los Apóstoles (5, 3-4):

Y dijo Pedro: Ananías, ¿por qué llenó Satanás tu corazón para que mintieses al Espíritu Santo, y sustrajeses del precio de la heredad? 
Reteniéndola, ¿no se te quedaba a ti? y vendida, ¿no estaba en tu poder? ¿Por qué pusiste esto en tu corazón? No has mentido a los hombres, sino a Dios.

En este pasaje se nota claramente que Pedro creía que el Espíritu Santo es Dios.
Empecemos a analizar algunos versos de los cuales se deduce que el Espíritu Santo es una “Persona”.
Los primeros cristianos creían firmemente que el Espíritu Santo es una “Persona”.
Primero que todo, porque el Espíritu Santo expresa un criterio propio: Hechos de los Apóstoles (15, 28):

Porque ha parecido bien al Espíritu Santo, y a nosotros, no imponeros ninguna carga más que estas cosas necesarias:

El Espíritu Santo demuestra intención: Epístola a los romanos (8, 27):

Mas el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos.

El Espíritu Santo demuestra voluntad: Primera epístola a los corintios (12, 11):

Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere.

El Espíritu Santo conoce cada cosa: Primera epístola a los corintios (2, 11):

Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios.

El Espíritu Santo tiene emociones (amor, tristeza, alegría).
Epístola a los efesios (4, 30):

Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención.

Primera epístola a los tesalonicenses (1, 6):

Y vosotros vinisteis a ser imitadores de nosotros y del Señor, recibiendo la palabra en medio de gran tribulación, con gozo del Espíritu Santo,

El Espíritu Santo enseña y recuerda: Evangelio de Juan (14, 26):

Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho.

El Espíritu Santo testimonia: Evangelio de Juan (15, 26):

Pero cuando venga el Consolador, a quien yo os enviaré del Padre, el Espíritu de verdad, el cual procede del Padre, él dará testimonio acerca de mí.

El Espíritu Santo guía a la verdad, Evangelio de Juan (16, 13):

Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir.

El Espíritu Santo habla:
Evangelio de Juan (16, 13):

Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir.

Hechos de los Apóstoles (8, 29):

Y el Espíritu dijo a Felipe: Acércate y júntate a ese carro.

Hechos de los Apóstoles (11, 12):

Y el Espíritu me dijo que fuese con ellos sin dudar. Fueron también conmigo estos seis hermanos, y entramos en casa de un varón,

Primera epístola a Timoteo (4, 1):

Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios;

El Espíritu Santo escucha: Evangelio de Juan (16, 13):

Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir.

El Espíritu Santo anuncia el futuro: Evangelio de Juan (16, 13):

Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir.

El Espíritu Santo prohíbe: Hechos de los Apóstoles (16, 6):

Y atravesando Frigia y la provincia de Galacia, les fue prohibido por el Espíritu Santo hablar la palabra en Asia;

El Espíritu Santo da vida: Epístola a los romanos (8, 11):

Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros.

El Espíritu Santo revela:
Primera epístola a los corintios (2, 10):

Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios.

Epístola a los efesios (3, 3-5):

que por revelación me fue declarado el misterio, como antes lo he escrito brevemente, leyendo lo cual podéis entender cuál sea mi conocimiento en el misterio de Cristo, misterio que en otras generaciones no se dio a conocer a los hijos de los hombres, como ahora es revelado a sus santos apóstoles y profetas por el Espíritu:

El Espíritu Santo conoce a profundidad: Primera epístola a los corintios (2, 10):

Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios.

El Espíritu Santo promete: Epístola a los gálatas (3, 14):

para que en Cristo Jesús la bendición de Abraham alcanzase a los gentiles, a fin de que por la fe recibiésemos la promesa del Espíritu.

El Espíritu Santo está en comunión con los creyentes: Segunda epístola a los corintios (13, 14):

La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo sean con todos ustedes.

El Espíritu Santo intercede: Epístola a los romanos (8, 26-27):

Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles. 
Mas el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos. 

El Espíritu Santo guía:
Evangelio de Lucas (4, 1):

Jesús, lleno del Espíritu Santo, volvió del Jordán, y fue llevado por el Espíritu al desierto

Epístola a los romanos (8, 14):

Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios.

Solo una Persona puede llevar a cabo todas las actividades indicadas.
Una “fuerza” no podría.
Los Apóstoles, los evangelistas y los primeros cristianos señalaron también la personalidad dulce y gentil del Espíritu Santo, que puede sentirse maltratado. En aquel caso, el Espíritu Santo se retira, no impone nada. Veamos algunos versos al respecto:
Epístola a los efesios (4, 30):

Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención.

Hechos de los Apóstoles (7, 51):

¡Duros de cerviz, e incircuncisos de corazón y de oídos! Vosotros resistís siempre al Espíritu Santo; como vuestros padres, así también vosotros.

Primera epístola a los tesalonicenses (5, 19): 

No apaguen el Espíritu

En el Nuevo Testamento se indica que hay quienes pueden mentir al Espíritu Santo, o blasfemar contra él, pero que esto no será perdonado.
Hechos de los Apóstoles (5, 3):

Y dijo Pedro: Ananías, ¿por qué llenó Satanás tu corazón para que mintieses al Espíritu Santo, y sustrajeses del precio de la heredad?

Evangelio de Mateo (12, 31-32):

Por tanto os digo: Todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombres; mas la blasfemia contra el Espíritu no les será perdonada.

De los libros del Nuevo Testamento, se deduce que el Espíritu Santo es Dios y que es una persona independiente del Padre y del Hijo.
En efecto, descendió sobre Jesucristo cuando este fue bautizado (Evangelio de Juan 1, 33).
El Evangelista Juan describió que el Espíritu Santo no había sido enviado aun porque Jesús no había sido todavía glorificado: Evangelio de Juan (7, 39):

Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en él; pues aún no había venido el Espíritu Santo, porque Jesús no había sido aún glorificado.

Esto significa que el Espíritu Santo es distinto del Hijo, o sea, es independiente.
Veamos un pasaje que se refiere a la eternidad del Espíritu Santo: Epístola a los hebreos (9, 14):
¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo?

Veamos un pasaje que se refiere a la omnisciencia del Espíritu Santo:
Primera epístola a los corintios (2, 10):

Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios.

Veamos un pasaje que se refiere a la omnipotencia del Espíritu Santo:
Evangelio de Lucas (1, 35):

Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios.

Veamos un pasaje relativo a la omnipresencia del Espíritu Santo, Salmos (139, 7):

¿A dónde me iré de tu Espíritu?
¿Y a dónde huiré de tu presencia?

Veamos un pasaje que se refiere al poder creativo del Espíritu Santo, Génesis (1, 2):

Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.

De todo esto se deduce que el Espíritu Santo es Dios, co-igual y co-eterno con el Padre y el Hijo, pero al mismo tiempo es una Persona distinta del Padre y del Hijo. Tiene una personalidad propia.
¿Cómo se puede recibir al Espíritu Santo? Veamos ante todo este pasaje de los Hechos de los Apóstoles (2, 38):

Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.

Por tanto, se indica expresamente que una persona, después de haber recibido a Jesucristo como su señor y Salvador y después de haberse hecho bautizar en el nombre de Jesucristo, recibe el Espíritu Santo.
Veamos también estos pasajes de la Epístola a los efesios (1, 13):

En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa,

Por tanto, el Espíritu Santo se recibe cuando se acepta a Jesucristo como propio Señor y Salvador.
Se puede agregar que el Espíritu Santo es una persona dulce, gentil. No se impone nunca. Él desea ser nuestro amigo, pero la comunión con Él puede ocurrir solo si el hombre se abandona a Dios con humildad.
¿Cómo sabemos que somos Hijos de Dios? Es el Espíritu mismo quien lo confirma a nuestro espíritu. Veamos este pasaje de la Epístola a los romanos (8, 16):

El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios.

Además, el Espíritu de Dios vive en el corazón de los hijos de Dios. Veamos el pasaje correspondiente: Primera epístola a los corintos (3, 16):

¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?

Cuando el Espíritu Santo vive en el corazón del hombre nuevo, del hombre renacido en Cristo, habrá cambios en su vida y en su comportamiento.
Primero que todo, el modo de hablar será diferente.
Epístola a los efesios (5, 19):

hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones;

En segundo lugar, el hombre renacido en Cristo tendrá gracias continuamente:
Epístola a los efesios (5, 20):

dando siempre gracias por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.

Además, el hombre renacido en Cristo estará “lleno de Espíritu”, Epístola a los efesios (5, 18):

No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu,

En este punto alguien podría preguntar cómo se puede estar llenos de Espíritu Santo. Según algunos, una prueba de tener el Espíritu Santo sería la de hablar diversas lenguas. Pero esto es solo uno de los dones del Espíritu Santo. Lo que necesita el hombre no son dones, sino a quien da estos dones. Los dones permanecen, pero quien da estos dones, el Espíritu Santo, podría irse si lo entristecemos.
Veamos a tal propósito estos versos de la Primera epístola a los corintios (12, 4-11):

Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo. 
Y hay diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo. 
Y hay diversidad de operaciones, pero Dios, que hace todas las cosas en todos, es el mismo. 
Pero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho. 
Porque a éste es dada por el Espíritu palabra de sabiduría; a otro, palabra de ciencia según el mismo Espíritu;
a otro, fe por el mismo Espíritu; y a otro, dones de sanidades por el mismo Espíritu. 
A otro, el hacer milagros; a otro, profecía; a otro, discernimiento de espíritus; a otro, diversos géneros de lenguas; y a otro, interpretación de lenguas. 
Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere.

En el momento en que aceptamos a Jesucristo como nuestro Señor y Salvador, obtenemos al Espíritu Santo. El abandono total a Dios conlleva a la sumisión total a Él y, por tanto, a la comunión total con el Espíritu Santo.

Yuri Leveratto

Traducción de Julia Escobar Villegas

Imagen: la paloma es uno de los símbolos del Espíritu Santo

domingo, 16 de julio de 2017

La Epístola a los romanos: la salvación es por sola Gracia mediante sola fe


La Epístola a los romanos fue escrita por Pablo de Tarso cuando él se encontraba en Corinto en el invierno entre el 57 y el 58 d.C. Como Pablo deseaba viajar a Roma, quiso presentar a los romanos un resumen del Evangelio, mostrando que Cristo es la única y la sola esperanza de salvación para todos los hombres sin distinción alguna entre los hebreos y los gentiles (los que no eran hebreos).
Ya en los versos (1, 16-17) se observa la síntesis de la enseñanza profunda de la Epístola a los romanos. Veamos los pasajes correspondientes:

Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego. 
Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá.

En estos versos, Pablo de Tarso proclama que la salvación es un don de Dios. Un don inmenso, inconmensurable. Esta es ofrecida con la Gracia y hecha posible por el sacrificio de Cristo sobre la cruz, y es aceptada por medio de la fe, o sea el total abandono a Dios. La salvación no se obtiene entonces por el cumplimiento de la Ley mosaica, ya que quien respetara al pie de la letra los diez mandamientos seguiría siendo un pecador, y no se obtiene tampoco con las obras, ya que estas, incluso siendo grandes, no pueden ser comparadas con la vida eterna. La salvación viene solo de la fe en Cristo Jesús y en su sacrificio expiatorio sobre la cruz.
Este concepto está muy bien expresado en el cuarto capítulo de la Epístola a los romanos. Veamos los primeros pasajes (4, 1-12).

¿Qué, pues, diremos que halló Abraham, nuestro padre según la carne? 
Porque si Abraham fue justificado por las obras, tiene de qué gloriarse, pero no para con Dios. 
Porque ¿qué dice la Escritura? Creyó Abraham a Dios, y le fue contado por justicia.
Pero al que obra, no se le cuenta el salario como gracia, sino como deuda; mas al que no obra, sino cree en aquel que justifica al impío, su fe le es contada por justicia. 
Como también David habla de la bienaventuranza del hombre a quien Dios atribuye justicia sin obras, diciendo: Bienaventurados aquellos cuyas iniquidades son perdonadas, Y cuyos pecados son cubiertos. Bienaventurado el varón a quien el Señor no inculpa de pecado.
¿Es, pues, esta bienaventuranza solamente para los de la circuncisión, o también para los de la incircuncisión? Porque decimos que a Abraham le fue contada la fe por justicia. 
¿Cómo, pues, le fue contada? ¿Estando en la circuncisión, o en la incircuncisión? No en la circuncisión, sino en la incircuncisión. 
Y recibió la circuncisión como señal, como sello de la justicia de la fe que tuvo estando aún incircunciso; para que fuese padre de todos los creyentes no circuncidados, a fin de que también a ellos la fe les sea contada por justicia; y padre de la circuncisión, para los que no solamente son de la circuncisión, sino que también siguen las pisadas de la fe que tuvo nuestro padre Abraham antes de ser circuncidado.

Como sabemos, la religión hebrea había creado un sistema de salvación mediante las obras. No solo obras buenas, sino ritos, liturgias y ceremonias (por ejemplo, el rito de la circuncisión). Según la religión hebrea (¡pero no según el Tanaj!), quien siguiera al pie de la letra aquellos ritos, obtendría la salvación.
El concepto que expresa el hebreo Pablo de Tarso está en cambio perfectamente de acuerdo con el Tanaj. En efecto, Pablo hace notar que Abraham no se había ganado la salvación a partir de obras meritorias, sino gracias a la fe. De hecho, leemos en el Génesis (15, 6):

Y creyó a Jehová, y le fue contado por justicia.

Por tanto, según la Biblia entera, Dios no perdona al pecador con base en sus obras. Al contrario, Dios perdona al pecador con base en su fe en Él. Abraham fue redimido por la Gracia de Dios con base en su propia fe en Él antes de someterse al rito de la circuncisión. 
También David es perdonado por Gracia como él mismo escribe después de haber cometido varios pecados. (Salmo 32, 1-5):

Bienaventurado aquel cuya transgresión ha sido perdonada, y cubierto su pecado.
Bienaventurado el hombre a quien Jehová no culpa de iniquidad,
Y en cuyo espíritu no hay engaño.
Mientras callé, se envejecieron mis huesos
En mi gemir todo el día.
Porque de día y de noche se agravó sobre mí tu mano;
Se volvió mi verdor en sequedades de verano. 
Mi pecado te declaré, y no encubrí mi iniquidad.
Dije: Confesaré mis transgresiones a Jehová;

Continuemos analizando el cuarto capítulo de la Epístola a los romanos. Veamos el pasaje (4, 13-24):

Porque no por la ley fue dada a Abraham o a su descendencia la promesa de que sería heredero del mundo, sino por la justicia de la fe. 
Porque si los que son de la ley son los herederos, vana resulta la fe, y anulada la promesa.
Pues la ley produce ira; pero donde no hay ley, tampoco hay transgresión. 
Por tanto, es por fe, para que sea por gracia, a fin de que la promesa sea firme para toda su descendencia; no solamente para la que es de la ley, sino también para la que es de la fe de Abraham, el cual es padre de todos nosotros.
(como está escrito: Te he puesto por padre de muchas gentes) delante de Dios, a quien creyó, el cual da vida a los muertos, y llama las cosas que no son, como si fuesen.
El creyó en esperanza contra esperanza, para llegar a ser padre de muchas gentes, conforme a lo que se le había dicho: Así será tu descendencia.
Y no se debilitó en la fe al considerar su cuerpo, que estaba ya como muerto (siendo de casi cien años), o la esterilidad de la matriz de Sara. 
Tampoco dudó, por incredulidad, de la promesa de Dios, sino que se fortaleció en fe, dando gloria a Dios, plenamente convencido de que era también poderoso para hacer todo lo que había prometido; 
por lo cual también su fe le fue contada por justicia. 
Y no solamente con respecto a él se escribió que le fue contada, sino también con respecto a nosotros a quienes ha de ser contada, esto es, a los que creemos en el que levantó de los muertos a Jesús, Señor nuestro, el cual fue entregado por nuestras transgresiones, y resucitado para nuestra justificación. 

El proyecto de Dios se desarrolla con Abraham mismo porque él es el hombre que tiene más fe en Dios, en el único Dios Trascendente. Abraham, por tanto, ya no es solamente el fundador de la nación hebrea, sino que es el antepasado de quienes creen ciegamente en Dios. De modo que por medio de esta fe el hombre cree que Dios puede hacer revivir a los muertos (verso 17), y es por medio de esta fe que el hombre no vacila (verso 20). Y es por medio de esta fe que los justos creen que Jesús murió por nuestros pecados y que resucitó de entre los muertos para nuestra salvación (versos 24-25). Un primer efecto de la Gracia de Dios es la paz interior. Veamos a tal propósito estos versos del quinto capítulo (5, 1-5):

Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo; 
por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios. 
Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; 
y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza; 
y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado. 

Estos pasajes explican que el creyente está en paz, habiendo aceptado la Gracia. Si hubiera tenido que contar con las obras hechas por él, habría estado en perenne incertidumbre. Ahora, en cambio, el creyente está en paz con Dios, con sí mismo y con los demás, y el juicio de Dios ya no es una “pesada espada de Damocles que pende sobre su cabeza”.
El creyente que recibió la Gracia por fe es tan sereno que acepta incluso con serenidad las tristezas y las aflicciones de esta vida. Es más, Pablo de Tarso agrega que la aflicción produce paciencia, la paciencia produce experiencia y la experiencia genera la esperanza.

Yuri Leveratto

Traducción de Julia Escobar Villegas
julia.escobar.villegas@gmail.com

sábado, 3 de junio de 2017

La Epístola a los romanos: el pecado heredado es anulado por la Gracia



Hoy en día, algunas personas niegan el concepto del pecado heredado o pecado original. Sin embargo, es un hecho históricamente cierto que los judíos que vivieron antes de Jesucristo creían en el concepto del pecado heredado. Esto se deduce no solo de la caída del hombre, episodio narrado en el Génesis, sino también del Salmo (51, 1-19):

Ten piedad de mí, oh Dios, conforme a tu misericordia;
Conforme a la multitud de tus piedades borra mis rebeliones.
Lávame más y más de mi maldad,
Y límpiame de mi pecado.
Porque yo reconozco mis rebeliones,
Y mi pecado está siempre delante de mí.
Contra ti, contra ti solo he pecado,
Y he hecho lo malo delante de tus ojos;
Para que seas reconocido justo en tu palabra,
Y tenido por puro en tu juicio.
He aquí, en maldad he sido formado,
Y en pecado me concibió mi madre.
He aquí, tú amas la verdad en lo íntimo,
Y en lo secreto me has hecho comprender sabiduría.
Purifícame con hisopo, y seré limpio;
Lávame, y seré más blanco que la nieve.
Hazme oír gozo y alegría,
Y se recrearán los huesos que has abatido.
Esconde tu rostro de mis pecados,
Y borra todas mis maldades.
Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio,
Y renueva un espíritu recto dentro de mí.
No me eches de delante de ti,
Y no quites de mí tu santo Espíritu.
Vuélveme el gozo de tu salvación,
Y espíritu noble me sustente.
Entonces enseñaré a los transgresores tus caminos,
Y los pecadores se convertirán a ti.
Líbrame de homicidios, oh Dios, Dios de mi salvación;
Cantará mi lengua tu justicia.
Señor, abre mis labios,
Y publicará mi boca tu alabanza.
Porque no quieres sacrificio, que yo lo daría;
No quieres holocausto.
Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado;
Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios.
Haz bien con tu benevolencia a Sion;
Edifica los muros de Jerusalén.
Entonces te agradarán los sacrificios de justicia,
El holocausto u ofrenda del todo quemada;
Entonces ofrecerán becerros sobre tu altar.

Específicamente del verso (51-5: “He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre”), se nota que los judíos creían que el pecado se transmitía de padres a hijos. Además, en todo el Antiguo Testamento se describen sacrificios animales para expiar “temporalmente” el pecado. 
Pablo de Tarso, en la Epístola a los romanos, retoma este concepto y lo desarrolla con el fin de resaltar el valor del sacrificio de Jesucristo. Veamos los siguientes pasajes de la Epístola a los romanos (5, 12-21):

Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.
Pues antes de la ley, había pecado en el mundo; pero donde no hay ley, no se inculpa de pecado.
No obstante, reinó la muerte desde Adán hasta Moisés, aun en los que no pecaron a la manera de la transgresión de Adán, el cual es figura del que había de venir.
Pero el don no fue como la transgresión; porque si por la transgresión de aquel uno murieron los muchos, abundaron mucho más para los muchos la gracia y el don de Dios por la gracia de un hombre, Jesucristo.
Y con el don no sucede como en el caso de aquel uno que pecó; porque ciertamente el juicio vino a causa de un solo pecado para condenación, pero el don vino a causa de muchas transgresiones para justificación.
Pues si por la transgresión de uno solo reinó la muerte, mucho más reinarán en vida por uno solo, Jesucristo, los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia.
Así que, como por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres, de la misma manera por la justicia de uno vino a todos los hombres la justificación de vida.
Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno, los muchos serán constituidos justos.
Pero la ley se introdujo para que el pecado abundase; mas cuando el pecado abundó, sobreabundó la gracia; para que así como el pecado reinó para muerte, así también la gracia reine por la justicia para vida eterna mediante Jesucristo, Señor nuestro.

Vemos, por tanto, que para Pablo de Tarso el pecado se difundió después de la caída del hombre. Esto se deduce especialmente del verso (5, 12):

Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.

El pecado de Adán puede ser visto también como el primer acto de falta de humildad que fue cometido con el propósito de rebelársele al Padre, al Creador. Un acto de pedantería, con el cual Adán pensó que podía arreglárselas “solo”.
No obstante, a partir del verso (5, 15), Pablo de Tarso indica la solución que Dios propuso para la salvación del hombre. El envío del hijo y su muerte en cruz para expiar todos los pecados son el máximo acto de Gracia, suficiente para “cubrir”, o sea anular el pecado de Adán y todos los pecados de la humanidad.
Pablo de Tarso indica que si por una sola transgresión el pecado se difundió por toda la humanidad, por un solo acto de justicia (la expiación de los pecados de parte de Cristo), el perdón que da la vida se extendió a toda la humanidad. Obviamente, para ser salvados hay primero que arrepentirse de los propios pecados y aceptar el sacrificio del Hijo. La Gracia, ofrecida al hombre como un don maravilloso, que la recibe por fe, es entonces suficiente para anular el pecado heredado.

Yuri Leveratto

Traducción de Julia Escobar Villegas

miércoles, 10 de mayo de 2017

La Epístola a los Romanos: la religión no salva al hombre


En el segundo capítulo de la Epístola a los romanos, del verso doce al dieciséis, Pablo de Tarso describe que la Ley de Dios es conocida por toda la humanidad. En los versos sucesivos, el Apóstol de los gentiles desarrolla el concepto de que la religión, entendida como una serie de actos, ritos, ceremonias y liturgias, no puede salvar al hombre que, en cambio, es salvado por Gracia de Dios por medio de la fe (Epístola a los Efesios 2, 8). 
Veamos un primer, significativo pasaje (Romanos 2: 17-24):

He aquí, tú tienes el sobrenombre de judío, y te apoyas en la ley, y te glorías en Dios, y conoces su voluntad, e instruido por la ley apruebas lo mejor, y confías en que eres guía de los ciegos, luz de los que están en tinieblas, instructor de los indoctos, maestro de niños, que tienes en la ley la forma de la ciencia y de la verdad. Tú, pues, que enseñas a otro, ¿no te enseñas a ti mismo? Tú que predicas que no se ha de hurtar, ¿hurtas? Tú que dices que no se ha de adulterar, ¿adulteras? Tú que abominas de los ídolos, ¿cometes sacrilegio? Tú que te jactas de la ley, ¿con infracción de la ley deshonras a Dios? Porque como está escrito, el nombre de Dios es blasfemado entre los gentiles por causa de vosotros

En estos versos, Pablo de Tarso hace notar que los israelitas, que incluso habiendo recibido una sólida educación basada en los principios de la Biblia, vivían en una sustancial incoherencia. Muchos de ellos, en efecto, se lucraban con la usura, con el comercio ilegítimo, y sin embargo se jactaban de ser los portavoces del único y verdadero Dios. En práctica, Pablo de Tarso describe una sustancial hipocresía de los israelitas, que fue ya denunciada por Jesucristo en la parábola del fariseo y del publicano (Evangelio de Lucas 18, 10-14).
Veamos ahora los pasajes sucesivos (Epístola a los romanos 2, 25-29):

Pues en verdad la circuncisión aprovecha, si guardas la ley; pero si eres transgresor de la ley, tu circuncisión viene a ser incircuncisión. Si, pues, el incircunciso guardare las ordenanzas de la ley, ¿no será tenida su incircuncisión como circuncisión? Y el que físicamente es incircunciso, pero guarda perfectamente la ley, te condenará a ti, que con la letra de la ley y con la circuncisión eres transgresor de la ley. Pues no es judío el que lo es exteriormente, ni es la circuncisión la que se hace exteriormente en la carne; sino que es judío el que lo es en lo interior, y la circuncisión es la del corazón, en espíritu, no en letra; la alabanza del cual no viene de los hombres, sino de Dios.

Aquí Pablo de Tarso se refiere al rito de la circuncisión declarando abiertamente que esta no da la salvación. Este concepto podría ser aplicado también a los cristianos no judíos. Los primeros cristianos consideraban el bautismo como un rito necesario, pero no suficiente para la salvación. Para ellos, en efecto, la salvación se daba solo a partir del arrepentimiento de los propios pecados y de la fe en Jesucristo y en su sacrificio en la cruz.
Hoy muchas personas viven su fe reconociéndose en una religión y pensando que, después de haber cumplido ciertos ritos y ceremonias, podrán acceder a Dios. Pablo de Tarso, en cambio, es muy claro: ninguna “religión” puede salvar al hombre. Ningún conjunto de ritos, ceremonias y liturgias puede llevar al hombre en presencia del Padre, menos aún si su comportamiento es hipócrita y no lleva a un verdadero cambio interior. Pablo de Tarso declara abiertamente que la salvación se obtiene abriendo las puertas del propio corazón a Jesucristo, y recibiéndolo como propio Señor y Salvador. 

Yuri Leveratto

Traducción de Julia Escobar Villegas
julia.escobar.villegas@gmail.com 

Imagen: uno de los frescos más antiguos de Pablo de Tarso hallado en una iglesia en los alrededores de Éfeso, que se remonta al siglo IV d.C.